Carta de agradecimiento a la Universidad de Harvard

 

17 de mayo de 2014
Universidad de Harvard
Escuela Kennedy de Gobierno

 

Comité de premiaciones a antiguos alumnos

 

Estimados compañeros, ex alumnos, profesores y estudiantes, es un gran honor recibir este premio: Ante todo quiero agradecer a los excelentes rectores y profesores de la Escuela Kennedy de Gobierno de la Universidad de Harvard por proveer la base del conocimiento que yo he podido utilizar en mi carrera como servidor público: como Alcalde del Municipio Chacao en Caracas, como fundador de un partido político progresista y moderno, y actualmente, como prisionero de conciencia en un país que se encuentra en medio de una grave crisis social, económica y política.

 

Desde que me encuentro en la cárcel militar de Ramo Verde he tenido tiempo para reflexionar sobre las lecciones de nuestra situación.

 

En la escuela Kennedy aprendimos sobre los diferentes modelos de buen gobierno, como crear políticas públicas a través de sistemas que funcionan en beneficio del bien común y lograr resultados que se puedan medir. También aprendimos sobre la importancia de tener instituciones fuertes e independientes.

En Venezuela, vemos la importancia del valor de estas instituciones precisamente porque las hemos perdido. El sistema de justicia está secuestrado por el Ejecutivo, la justicia se ha pervertido. El partido de gobierno controla al sistema electoral, la democracia está viciada. y cuando los medios ya no pueden reportar las noticias de manera libre e independiente, la presión de los ciudadanos para que su gobierno actúe a favor del pueblo simplemente desaparece.

 

Las instituciones son importantes y cuando las instituciones son secuestradas las consecuencias son claras y evidentes: Venezuela se encuentra en la actualidad en el peor lugar de todas las clasificaciones mundiales. La inflación más alta del hemisferio, los niveles más altos de escasez de artículos de primera necesidad, el país con la mayor tasa de homicidios del mundo. Esto es lo que millones de venezolanos están sufriendo, estas son las causas por las cuales estamos protestando y exigimos un cambio en Venezuela.

 

Cuando el gobierno emitió una orden para arrestarme yo tuve la oportunidad de pensar que decisión tomar, podría haber salido del país, podría haberme quedado en la clandestinidad. Sin embargo, pensando en todas las opciones, consideré los valores que aprendí en la universidad. Recordé la pasión que implica soñar con una mejor Venezuela, saber que todos juntos podemos construir un mejor país. Esas lecciones que traía conmigo me permitieron tomar la decisión de enfrentar a mis acusadores en paz y públicamente delante de millones de venezolanos y del mundo.

A pesar de que las semanas en prisión se convierten en meses y no sabemos cuanto tiempo más deba esperar por un juicio, mi decisión ha sido acertada si ayuda a que Venezuela despierte y que el mundo observe la injusticia que está ocurriendo en mi país.

 

Espero que todos los aquí presentes tomen el tiempo necesario para enterarse sobre lo que ocurre en Venezuela. Sigan las noticias, hagan preguntas, hagan sentir sus voces.

 

Resolver la crisis en Venezuela debe ser una prioridad para el mundo. Si permitimos que el abuso y la injusticia triunfen sin mayores consecuencias, estaremos enviando un terrible mensaje a los dictadores y autócratas de otros países. Ustedes tienen en sus manos la oportunidad de enviar un mensaje muy diferente: el peso de la comunidad internacional está del lado de los Derechos Humanos y de la dignidad.

 

Quiero agradecer a todos en la Escuela Kennedy de Gobierno por haberme enseñado el significado de como hacer la diferencia y agradecerles por forjar a los futuros líderes del mundo; pero especialmente quiero dedicar este reconocimiento a los valientes venezolanos, a los jóvenes, los estudiantes, los hombres y las mujeres que han venido protestando para exigir una Mejor Venezuela en donde todos los derechos sean para todas las personas, una lucha por la que hoy muchos estamos detenidos, por la que miles de venezolanos han sido reprimidos, encarcelados o perseguidos por expresar sus ideas y pensamientos frente a la dictadura. Especialmente quiero dedicar este reconocimiento a los mártires que han entregado su vida por la preeminencia de libertad y la democracia en Venezuela.

 

Muchas gracias. Fuerza y fe Venezuela.

Leopoldo López, Maestría en Políticas Públicas 1996

Prisión Militar de Ramo Verde, Venezuela


Juntos por la libertad