Coalición por los Derechos Humanos y la Democracia contabiliza 379 presos políticos en Venezuela

En el resumen ejecutivo correspondiente al mes de agosto de 2018, la Coalición por los Derechos Humanos y la Democracia denunció que 379 personas continúan detenidas en Venezuela por razones políticas. El reporte recopila información sobre la persecución política en el país, agudizada por el régimen venezolano desde 2014.

“Hay presos políticos que están siendo sometidos a tratos crueles e inhumanos”, advierte la coalición. Entre las arbitrariedades, se mencionan la negativa de dar noticias a los familiares de los presos políticos. Además, muchos de los detenidos cuentan ya con boleta de excarcelación, pero los cuerpos de seguridad se niegan a acatarla.

Cifras de la persecución

La sociedad civil y los militares cargan el mayor peso de la persecución estatal. De acuerdo con la coalición, actualmente permanecen privados de libertad 183 personas de la sociedad civil, 146 militares, 10 estudiantes, 11 políticos y 14 policías.

Entre los uniformados, la represión arrecia. Las detenciones de militares por motivos políticos han incrementado significativamente, siendo la acusación de “traición a la patria” la más común. “Solamente en 2018, ha habido más de 80 detenciones de militares que muestran abierto rechazo al gobierno”, reza el informe.

Un menor de edad y 17 mujeres se encuentran entre los presos políticos. En ambos casos, la coalición denuncia la permanencia de los secuestrados en recintos carcelarios no aptos. La mayoría de las féminas se encuentran recluidas con presos comunes.

Sin derecho a la salud

De 379 presos políticos, 14 de ellos requieren ser trasladados a un centro de salud o atención médica urgente. “No reciben la atención mínima adecuada y no son trasladados a tiempo”, denuncia la coalición por los derechos humanos.

El derecho a ser juzgado por un juez natural se ha violado en 154 casos. El uso de tribunales militares para juzgar civiles se convierte en una práctica recurrente del régimen venezolano.

Written by 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *