Intelectuales venezolanos demandaron libertad para presos políticos

Caracas, 19 de marzo del 2014

Los rostros de la cultura venezolana, muy sentidos y poderosamente, expresaron en una sola palabra su dictamen: Libertad. Libertad para presos políticos como Leopoldo López, Iván Simonovis y los más de 241 jóvenes detenidos durante los aciagos días de estos meses de febrero y marzo.

Con la dignidad y el reconocimiento que signa sus obras, personalidades del medio cultural desplegaron imágenes, lemas y palabras contundentes pidiendo además un minuto de silencio para las víctimas fallecidas y los encarcelados.

Exigieron libertad y justicia al Gobierno venezolano. Exigieron diálogo y apego a la Carta Magna. Pero sobretodo recordaron que la opinión y el disentimiento en democracia es posible; en dictadura opinar y ser diferente es persecución y muerte.

Poetas como Rafael Cadenas, quien sufrió en carne propia el encarcelamiento durante el régimen dictatorial de Marcos Pérez Jiménez, confirmaron esta sentencia.

También voces recordadas, pero nunca olvidadas y memorables, como las del historiador Manuel Caballero y escritor Simón Alberto Consalvi, fueron rememoradas por el historiador Elías Pino Iturrieta en una suerte de compartida convicción por la vocación cívica de estos dos intelectuales.

Y así, cada uno, cada cual, fue erigiendo con sus palabras y gestos un monumento simbólico por la libertad en un acto sobrecogedor donde se blandieron pancartas y donde la frase “Libertad para los presos políticos” fue pasando de mano en mano, sin crispamiento.

Una y otra vez fue contagiándose ese espíritu de fe en la libertad. Y allí estuvieron presentes los rostros de quienes, antes que amedrentarse u ocultarse, optan por dar a Venezuela su voz y palabras: Leonardo Padrón, Yolanda Pantin, Federico Vegas, Rayma, Carmen Ramia, Tulio Hernández, Claudio Nazoa, Willy Mckey, Alonso Moleiro (como conductor), entre algunos más y muchos otros asistentes y artistas, que se expresaron fielmente desde el importante lugar que ocuparon en este acto.

Cerró la cita Diana López, hermana del dirigente político Leopoldo López. Y cerró no un evento cualquiera, sino una cita con la cultura y la historia de Venezuela. Una cita en la que recordó, Diana López, “aún se espera el pronunciamiento de los primeros mandatarios latinoamericanos”.

Y así, con una leída a la carta que dedicó a Nicolás Maduro el político argentino, Mauricio Macri, seguida de la lectura de un Comunicado en Solidaridad con los estudiantes, con Leopoldo López y con el pueblo venezolano (escrito por los escritores colombianos Cobo Borda, Nadín Ospina y Piedad Bonett), la gestora cultural y artista, Diana López, leyó hasta la última línea la expresión de los intelectuales colombianos. Una iniciativa, por cierto, inspirada en el porvenir de Venezuela, y de cara a la verdad, una idea que va sumando plumas de escritores y políticos en el mundo.

Written by 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *