En los zapatos del otro: venezolanos manifestaron contra la xenofobia en Colombia

Se dice que para entender a una persona hay que ponerse en sus zapatos. Por eso, la iniciativa ciudadana El derecho a no obedecer y la fundación Interpreta dejaron 285 pares de zapatos en el centro de la Plaza de Bolívar, en Bogotá, para recordarle a la ciudadanía y al gobierno que los 1’530.000 migrantes venezolanos han recorrido miles de kilómetros en busca de mejores oportunidades.

Ponerse en sus zapatos es generar empatía al ver el calzado desgastado de quienes caminaron desde Caracas hasta Bogotá. Aproximadamente 150 pares son de ellos. Los demás, más de 135, pertenecían a venezolanos que los donaron. Allí, cada par cuenta la historia de un migrante, refugiado o colombiano retornado. 

“Los colocamos en la Plaza de Bolívar porque Colombia ha sido el escenario de una de las mayores crisis migratorias del país y, al mismo tiempo, es el lugar donde está concentrada el poder”, declaró Alejandro Daly, coordinador nacional de El derecho al no obedecer.

No hay certeza de a quién pertenece cada par de zapatos, porque fueron encontrados en diferentes fundaciones y albergues. Observar el desgaste del material, el color y  el tipo de calzado -que varía entre tacones, sandalias, tenis y botas- permite hacerse una idea de quién fue la persona que los usaba. 

“Podemos inferir las historias, no sabemos cómo se llama, pero sabemos que es una historia que se repite. Cada zapato representa a un niño, un adulto y un anciano que han llegado de Venezuela” agregó Daly.

Traer estos objetos al espacio público permite que la población piense en el par de zapatos como suyo o de algún miembro de su familia. 

Este acto simbólico dejó por lo menos dos mensajes. El primero fue de respaldo a la campaña de la procuraduría #AquíCabemosTodos. De ahí que sea el nombre de la intervención. “Seguimos con el nombre de la iniciativa de la Procuraduría porque es un compromiso evitar que la xenofobia siga siendo usada como motor de campaña política”, recaldó el líder de El derecho a no obedecer.

Lee más en: MigraVenezuela.

Written by 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *