Madre del Tte. Peter Moreno, de manos atadas ante negativa judicial a dejarlo en libertad

¿Qué puedo hacer yo si me ataron las manos? Esta es la pregunta que se hace Marilú Guevara, madre del primer teniente Peter Moreno, quien cumplió su condena el pasado 20 de octubre, pero aún está preso en la Cárcel Militar de Ramo Verde.

Ella está consciente de que el nuevo video posteado en las redes es más de lo mismo, pero se pregunta: “¿Cómo puedo yo pedir justicia y libertad para mi hijo si no es por las redes?. ¿A qué tribunal voy yo que me pueda ayudar a mi para lograr la libertad de mi hijo? A él todavía lo tienen preso en Ramo Verde después de haber pagado una injusta condena.

Marilú Guevara tiene muchas preguntas sin respuesta. “¿Para dónde voy?, ¿quién me puede ayudar a mi del gobierno si ellos son los que quieren verlo preso?. Ellos son los que le niegan su libertad, le violan sus derechos fundamentales y no solamente a él sino a todos los presos políticos de Venezuela”.

Si, responde, es más de lo mismo. “Pero es porque todavía no me han liberado a mi hijo y yo no encuentro qué hacer, porque estoy como loca, no se qué me pasa pero tengo que seguir diciendo, tengo que seguir denunciando, tengo que decirle a los medios que me ayuden, tengo que decirle a cada venezolano que tenga hijos presos y sienta dolor por lo que pasa con nuestros hijos,  que me ayuden a difundir, que la gente sepa que en Venezuela se están cometiendo muchas injusticias contra nuestros presos políticos. Se les están violando sus derechos, se les está incumpliendo el debido proceso”.

Al teniente de la aviación Peter Moreno aún no le llega la boleta de excarcelación. El mayor del Ejército y juez de Ejecución de la Corte Marcial, Iván Bustamante Prieto, no ha dado el visto bueno a un proceso legal, que se supone debe respetar como autoridad militar que es. La condena a cuatro años, ocho meses y 20 días fue cumplida, pero aún mantiene preso al militar, acusado por los delitos de instigación a la rebelión y faltas al decoro militar por negarse a testificar contra sus compañeros, acusados por lo que el gobierno llamó “Golpe Azul”. El fue citado como testigo, pero terminó privado de libertad.

Y Guevara se pregunta otra vez: “¿Quién me puede ayudar, quien me puede decir, señora a su hijo lo vamos a liberar hoy?. ¿Quién? ¡Nadie!, responde

Mariluz Guevara se siente con las manos atadas. Ella pidió ayuda a todos los venezolanos que a través de las redes la ayuden a seguir denunciando las violaciones de derechos humanos en Venezuela por el régimen de Nicolás Maduro. “Esto es una injusticia, esto es un sufrimiento, que uno se acuesta con él y se para con él. Esto es algo que no se sale del pecho. Y así estamos todos los venezolanos independientemente que tengamos hijos presos o no. Estamos pasando por la crisis, la falta de alimentos, de medicamentos, de todo. Y así dicen que estamos bien, pero no estamos bien. Venezuela está mal, yo estoy mal, necesito que me ayuden”.

 

Fuente: El Carabobeño. 

 

Written by 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *